Lunes a Viernes de 8:30 a 14:00 info@apepil.es

Diario de León 16-10-2020



Alrededor del 15% de las empresas instaladas en el Polígono Industrial de León centran su actividad en el sector logístico, una especialización que se ha reforzado en los últimos años y crece, a la espera de que se desarrolle el nudo de Torneros. Además, casi otro diez por ciento de las compañías ubicadas en esta zona industrial se dedican al sector de la automoción.

Del resto de los sectores, el textil y la fabricación industrial tienen también importancia entre las muy variadas actividades de las 156 empresas que están instaladas en el área, y que emplean a más de 3.000 trabajadores.

Alberto Millán recuerda que el polígono ubicado en suelo de León, Onzonilla y Santovenia cuenta con una superficie industrial de 1,33 millones de metros cuadrados; y que actualmente tiene sin edificar 28 parcelas de menos de 3.000 metros cuadrados; 12 de entre 3.000 y 10.000 metros y 6 de más de 10.000 metros cuadrados.

Homogeneizar
La asociación de empresas reclama unificar los criterios para denominar las calles

En el verano de 2017 se aprobó el Plan Especial de Ordenación, para reestructurar la segunda fase de la infraestructura industrial, adaptarla a las nuevas necesidades empresariales (menos industrias y más naves de almacenaje y distribución) y poner más suelo industrial a la venta, 101.415 metros cuadrados, la mayor parte de los cuales están a día de hoy bloqueados, según denuncia Apepil.

Que insiste en el potencial logístico de la zona, no sólo por la proximidad de Torneros sino por el acceso a las comunicaciones con Burgos, Valladolid y Asturias.

Mejoras y señalización

En los últimos tiempos la asociación ha conseguido que mejoras reclamadas durante años en iluminación, asfaltado, señalización y aparcamiento se hayan acometido, sobre todo en la primera fase del polígono, la más antigua. «Ahora nuestro objetivo se centra en que el consorcio unifique los criterios con los que se nombran las calles del área industrial, y que cambie la cartelería. Homogeneizar para que sean números o letras, como en a primera fase, pero no los nombres irracionales que tienen las calles de la segunda fase». Además, denuncian un «deficiente servicio de recogida de basuras, y un impuesto de residuos muy alto».



VER NOTICIA

COMPARTIR NOTICIA